Poesía: Lágrimas

Una furtiva lágrimaI

Lágrimas de amor

Del teclado brotaron las lágrimas que derramé sobre el escritorio, mientras, mis ojos, inundados de versos reclamaban tu presencia. Los monstruos de mi locura se ahogaron en el mar de mi llanto, en la gélida noche del sentir por la terrible sensación de tu ausencia.

Lágrimas y más lágrimas, lágrimas que no sirven para nada
que ahogan mi propio recuerdo inundado de tus besos,
que me bañan de tu deseo y recorren mi cuerpo como ácido que abrasa
como marca que a sangre y fuego queda grabada para siempre en mi alma.

Lágrimas que dan pábulo a la dictadura de la desesperanza,
lágrimas que debieran desahogar y solo atenazan,
lágrimas con sabor a amor y anhelo, a miedo y a fracaso
lágrimas de amor, lágrimas desesperadas, lágrimas, simplemente lágrimas.

Anuncios