El 1 de Enero eres tú

 

Manuela Teresa Collado "Tere"

En el 1 de Enero solo viven las quimeras, no es el principio de nada porque sabe a lágrimas, porque huele a soledad, el 1 de enero son miradas atrás esperando a un teléfono mudo, son imágenes que se convierten en doloroso presente y sin embargo no se pueden tocar. El 1 de Enero son sonrisas apagadas, palabras que se quedaron por el camino, son silencios del presente que traen como lluvia de flechas sonidos del pasado.

El 1 de Enero son fuegos artificiales en blanco y negro, canciones con sus notas musicales agrietadas por el paso del tiempo, es amor, caricias, felicidad y lágrimas, lágrimas que regresan para el desayuno y se cobijan entre las copas de champán vacías y las habitaciones desordenadas de un doloroso presente.

El 1 de Enero huele a pólvora, mazapán y ternura, sabe a olvido de algunos y a recuerdos dolorosos de otros, y sabe a lágrimas, a gotas de rocío sobre unos ojos enrojecidos por la impotencia ante lo inevitable, por los sueños que se quedaron a medio camino, por el vacío en el corazón, por los ahogos y los miedos…, y por las lágrimas…

Porque en el 1 de Enero no se bebe otra cosa sino las gotas del amor mutilado, el que existirá siempre pero nunca podrá ser confesado, porque siempre sabrá a dolor, cariño, velas que no se apagan y tartas secas en medio de un pasillo oscuro y olvidado. El 1 de enero es el día de tu recuerdo, son lágrimas en un profundo silencio, es el día que tu presencia me invade, es amor, ejemplo, nostalgia y empatía, porque el 1 de Enero son lágrimas, siempre lágrimas, es tu voz susurrándome al oído, eres tú mamá, allá donde estés en algún lugar sobre el arco iris, porque el 1 de Enero sencillamente eres tú.

 


Anuncios