Amistad

flordestacada

La amistad como flor que sobresale entre todas

Los amigos están cuando no se les espera, los amigos te consuelan aún cuando no hay lágrimas en tus ojos, confían en ti sin mediar palabras, sin preguntas, sin exigir nada, están, se ofrecen, te acompañan y simplemente te quieren.

A veces no sabes por qué te quieren, ni que has hecho, ni siquiera qué les has ofrecido en algún momento de la vida pero ahí están, como diamantes de casi imposible extracción en las minas más profundas de la humanidad.

Son como estrellas que te dan un poquito de su luz cuando tú solo puedes emitir penumbras, que saben esperar, que saben soportar desaires en tus peores y más egoístas momentos de desesperación, que te dan distancia si es necesario pero nunca abandono.

Los amigos son como esa flor de aroma envolvente y color radiante que con solo su presencia atenúa la belleza del resto del jardín, son flores únicas, son pétalos que a tu paso derriban barreras e iluminan el sendero sembrado de dudas y de miedos

Te levantan una y otra vez y no esperan nada a cambio, solo el regocijo de estar a tu lado, la mísera recompensa de hacerse útiles para un alma perdida a la que consideran su amigo porque la amistad no atiende a razones, no comprende motivos, no busca sentido y es que la amistad solo descubre y mide corazones desde otros corazones que no tienen medida.

(Publicado en “La Comunidad” de El País bajo el nombre de Noah el 22/01/2009)

Anuncios