Sobre ser, no ser, la nada y el algo

Todavía me acuerdo de un profesor de filosofía, allá en los tiempos cavernarios de la transición cuando estudiaba lo que entonces se llamaba 3º de B.U.P., que nos hablaba sobre el ser, el no ser y el lío padre que nos montamos los que no pensamos filosóficamente al utilizar el lenguaje de manera coloquial.

El profesor con pinta de bonachón nos preguntaba: ¿Qué es “nada”?, la mayoría, por no decir todos, nos mirábamos con cierta perplejidad y respondíamos con el tonillo de “menuda gilipollez nos está preguntando este tío”: “pues nada, ¿no?, nada es nada”

El profesor, con toda la seguridad del mundo y con sus ‘cojones bien puestos’ nos contestó: ¡NO!, si nada “es” nada entonces la nada ya “es”, porque el ser es un concepto y estos son abstractos por lo que no podemos decir con certeza que nada no es nada porque “es” nada y es algo en tanto en cuanto que “es”.

Después de pedir oxígeno en urgencias y buscar a alguna tía en la calle para un inesperado y deseado boca a boca aún hoy, muchos años después, todavía ando recuperándome del razonamiento, aún tengo el hipotálamo recobrándose del esfuerzo. Definitivamente yo tengo un problema Ontológico, no sé lo que soy ni lo que es, si es lo que soy o soy lo que es… ¡menuda paja mental!, ¿y en esto pierden el tiempo los filósofos?.

Si por algo comencé a leer el “Marca”, ahora soy más de “As” y del “20 Minutos”, lo que no sé es si puedo decir que soy de algo en tanto “ser” es un concepto abstracto…

Mejor que Sea lo que sea” y como canta  Drexler, Jorge para los amigos, “lo que no sea, por algo será”.

“SEA” (Jorge Drexler)

Ya estoy en la mitad de esta carretera
tantas encrucijadas quedan detrás.
Ya está en el aire girando mi moneda
y que sea lo que sea.

Todos los altibajos de la marea,
todos los sarampiones que ya pasé.
Yo llevo tu sonrisa como bandera
y que sea lo que sea.

Lo que tenga que ser, que sea.
Y lo que no por algo será.
No creo en la eternidad de las peleas,
ni en las recetas de la felicidad.

Cuando pasen recibo mis primaveras,
y la suerte este echada a descansar,
yo miraré tu foto en mi billetera,
y que sea lo que sea.

Y el que quiera creer que crea,
y el que no, su razón tendrá.
Yo suelto mi canción en la ventolera,
y que la escuche quien la quiera escuchar.

Ya esta en el aire girando mi moneda
y que sea lo que sea.

Anuncios