Una sonrisa, porque lo prometido es deuda

Un ángel me lo pidió y no tuve más remedio que intentarlo. No fue fácil, ni tan siquiera ahora lo es pero cuando lo consigo sé que merece la pena.

Hoy mereció la pena y una sonrisa se mantuvo buena parte del día. Una sonrisa por una promesa y nunca podré arrepentirme de ello.

Ese ángel no me prometió sonreír pero intuyo que también lo hizo y si no fue así, ahora lo estará haciendo.

Un ángel me lo pidió, desde el reposo melancólico y brillante de una estrella, un ángel me lo pidió  y lo prometido es deuda.


Gracias también por la canción…


Anuncios