Poema: Ocaso

Ocaso

El silencio inmutable, las habitaciones vacías, el miedo,
las lágrimas que asoman, el frío, la penumbra,
las sombras inertes que todo lo inundan, los recuerdos.

Los libros antiguos en las estanterías vacías,
el olor carcomido de las inmensas paredes,
el espacio sin relleno, la indiferencia en el exterior…

Nadie me espera, en medio de la calle, del salón, nadie.

No puedo escribir, no tengo fuerzas, se muere mi espíritu,
se aleja de mi cuerpo y no puedo respirar, me falta el aliento
hoy no hay estrellas, hoy  ya no brillan en el cielo
y escribo cansado el ocaso de un sentimiento.

Me refugio en la noche y me escapo entre las sábanas de los sueños,
mañana volveré a mirar y alguna estrella aparecerá, si no fuera así
abriré la paleta de mi corazón para pintarlas brillantes en el firmamento.


Anuncios