Cuando vengas a Madrid

Edificio Metrópolis

En este mes de abril que acaba se han cumplido 100 años de una las calles más típicas, famosas y distintivas de mi ciudad, Madrid.

Se cumplen 100 años de la Calle Gran Vía y no podía dejar de rendirle un pequeño homenaje a esa calle que además, de alguna forma fue protagonista en algunos años de mi vida, ya que en mis tiempos de adolescente cursé los estudios en el Instituto Cardenal Cisneros, muy cercano a la Plaza de España, plaza que supone el final de esta calle.

Calle de teatros, de cines y de musicales, es como el pequeño Broadway de Madrid y por lo tanto es el centro cultural, de ocio y también de turismo de la ciudad. Quien venga a Madrid no puede dejar de visitar esta calle, de caminar por sus aceras, de entrar a sus comercios, algunos de ellos de gran tradición y antigüedad y de imbuirse en el ambiente cosmopolita que se respira en cada rincón de la Gran Vía.

La construcción de esta calle fue todo un hito en la historia de Madrid, una calle ancha que sirviera de arteria para unir a la ciudad transversalmente entre el este y oeste y que hiciera más accesible el Madrid céntrico e histórico que la rodea. Tan famosa se hizo ya en su concepción que se compuso una de las zarzuelas más famosas del repertorio del “género chico”, “La Gran Vía” compuesta por Federico Chueca.

Su construcción comenzó el 4 de Abril de 1910 y el alcalde fue José Francos Rodríguez que tiene actualmente una calle dedicada por la zona de Bravo Murillo.

El edificio Metrópolis, el edificio Carrión, el Palacio de la Música, el Cine Avenida, El Palacio de la Prensa, El Bar Chicote, La Casa del Libro, el Edificio Telefónica, etc. son algunos de los lugares imprescindibles para empaparse del Madrid clásico y también del más actual.

Bares, Restaurantes, Comercios, Grandes Almacenes, Teatros, Cines y todo tipo tipo de servicios y ofertas que hacen de la Gran Vía una de las calles más importantes de Madrid en todos los aspectos.

Por eso, “Cuando vengas a Madrid” no dejes de visitar la calle Gran Vía, el estilo más castizo de la capital se mezcla con los nuevos tiempos de una ciudad viva y llena de colorido. Ya sabes, cuando vengas a Madrid no dejes de “armar la tremolina” por las calles, por los bares y por los rincones y verás lo que es “canela fina” cuando vengas a Madrid.


Joaquín Sabina en “Pongamos que hablo de Madrid”. Una canción para una época en Madrid, un himno que bien puede definir lo que se llegó a llamar como “La Movida Madrileña” que allá por los años ochenta del sigo pasado significó una explosión cultural y de libertades sin parangón hasta la época.

Anuncios