Aunque la mona se vista de seda…

Quizás el título del post pueda suscitar confusión, es posible que alguno piense que me estoy refiriendo a alguien que intenta dar apariencia de lo que no es, no sé, se me ocurre ahora que Mariano Rajoy (líder del Partido Popular) puede ser un buen ejemplo sobre todo en estos días en los que se ha puesto la piel de funcionario mil eurista y de pensionista diezmado por una crisis galopante. Pues no, porque aunque este buen hombre se vista de obrero siempre será un liberal más próximo a los poderosos dueños del mercado que a los sufridores trabajadores, se le ve el plumero desde grandes distancias.

El Blog de Ulysshes - Regresando a Ítaca

Pero no me refiero a un prójimo, me refiero a mí, sí, soy yo el que ha decidido dar un pequeño cambio de look al Blog.

Llevaba tiempo con el deseo de darle un  lavado de cara, algo que lo conviertiera en un espacio más atractivo visualmente y sobre todo que destacara los títulos de los temas tratados. “Regresando a Ítaca” es un blog con vocación personal, plagado de ideas, sentimientos, noticias, inquietudes, imágenes, música, etc.,  que como si fuera un puzzle conforma la mente y el corazón de quien os escribe. Y dentro de esa amalgama de conceptos, yuxtapuestos, coordinados, desordenados, contradictorios,  con imperfecciones en el lenguaje y en la propia concepción de algunas ideas, pretende sobrevivir al paso del tiempo, desahogar sentimientos, desalojar pensamientos que a modo de “okupas” obstinados,  necesitan ser expresados y compartidos con quien quiera perder unos minutos en este camino de contínuo “regreso” al amor, la dicha y la felicidad, atravesando los senderos de las dudas, los caminos de las interrogantes, las cordilleras de las incertidumbres y los océanos de sensaciones.

Como veis, nada nuevo, es la eterna aspiración de cualquier ser humano que intenta darle el mayor sentido a su vida. Por eso, como si de un cambio de moda se tratara he cambiado la apariencia, pero solo eso, el contenido seguirá siento el mismo, Ulysshes no ha cambiado, solo se ha puesto una camisa y un pantalón distinto, pero continúa siendo la misma “mona” de siempre, porque aunque “La mona se vista de seda, mona se queda”.

¿Estoy mona?

Anuncios