La insoportable inmunidad de los financieros

Lehman Brothers (Símbolo de la crisis)

Estados Unidos antes y Europa después se rascaron los bolsillos para “salvar” a las entidades financieras de la catástrofe económica que ellas mismas habían provocado. En Estados Unidos, Goldman Sachs, Citigroup, Bank of America, Merrill Lynch, AIG, Bearn Stearn, Fannie Mae, Freddie Mac, etc. son las entidades más destacadas salvadas de la quiebra, y en Europa se encuentran Deutsche Bank, BNP, Fortis, ING, Commerzbank, Royal Bank of Scotland, etc.

Desde el punto de vista jurídico y de la responsabilidad penal todas son CULPABLES de  llevar al mundo a esta crisis espeluznante que aún no solo no está superada, sino que todavía sus consecuencias a largo plazo son imprevisibles. Pero todos sabemos que los culpables no son “personalidades jurídicas” que actúan por si solas, no, los responsables son esos multimillonarios ejecutivos que a fuerza de lucrarse a costa del engaño y de la especulación llevaron a estas instituciones al borde de la quiebra.

Y como último colofón a estos escándalos se encuentran los políticos corruptos que han llevado a países como Grecia a la quiebra y ha obligado a los vecinos de la zona euro salir al rescate.

Sin embargo como si de culpables se tratara, los funcionarios, pensionistas, asalariados en general han sido nombrados oficiosamente como los “pagadores” de estas desvergüenzas político-financieras.

Ahora en Europa se piden recortes de gastos y cuando estos recortes afectan a las clases trabajadoras los organismos internacionales como el FMI, el Banco Central Europeo, etc., aplauden con vigor estas decisiones lo que provoca una subida de las bolsas, es decir, de los especuladores, que tranquilos desde sus yates se ríen del mundo al continuar recogiendo beneficios de los desastres económicos provocados por ellos mismos. La filosofía es: “yo robo y que otros paguen las consecuencias”.

No hay justicia, es INSOPORTABLE la impunidad de personas que han provocado que millones de seres humanos pierdan sus empleos, su poder adquisitivo y vean tambalearse su vida por algo de lo que ellos no han sido responsables.

Fabrice Tourre (eso parece)

¿Quién ha ido a la cárcel por esta desmesura?, Bernard Madoff, Allen Stanford, Kenneth Lay y muy pocos más, son algunos de los que han probado en sus carnes las consecuencias de sus fechorías, pero la mayoría de los grandes ejecutivos ladrones continúan libres y disfrutando de reconocimiento financiero y empresarial gracias a haber sido capaces de tambalear el sistema financiero y hacerse ricos con sus astutas fechorías.

Sinvergüenzas como Fabrice Tourre, francés y vicepresidente actual de Goldman en Londres es uno de esos centenares de ejecutivos que ahora viven a cuerpo de rey después de haber colaborado activamente en el hundimiento del sistema financiero.

Tetsuya Ishikawa Auto proclamado "estafador"

Tetsuya Ishikama, “presunto” japonés y autor de un libro titulado “Cómo causé el colapso del crédito” no solo se jacta de haber colapsado el sistema financiero sino de vivir como un mecenas a base de deportivos y chicas caras.

Y como “guinda” del pastel de sinvergüenzas se encuentran los políticos corruptos. Las consecuencias más terribles en Europa las tenemos en Grecia donde la población había aprendido a convivir y aceptar la corrupción como una parte más del sistema, para al final mostrar que son los ciudadanos, todos, los de derechas e izquierdas, quienes tienen que pagar las consecuencias de la corrupción. En España entristece ver cómo la población está narcotizada por los corruptos a los que justifica y vota por aquello de “para que no gobiernen los otros”

Europa y el mundo están en una crisis mucho más profunda que lo que indican los números, balanzas de pagos, deudas e ingresos en los países, el mundo está sumido en una crisis profunda de valores, donde unos pocos se enriquecen a costa de la miseria de miles de millones en el mundo y quedan impunes ante la ley. Y mientras tanto pagamos los de siempre y lo más preocupante, callamos como siempre.

Anuncios