Perdido de “PERDIDOS”.

LOST (Perdidos)

Yo si que estoy lost, lost lost, pero vamos, lost del todo. No sé si será la edad o cuestión de simple inquietud, más bien de carencia de la misma pero debo ser de los pocos en este mundo que no ha caído en el fenómeno “Perdidos”.

Quizás tenga que corresponder a un perfil psicológico especial, no sé, hombre maduro (también se nos llama de “mediana edad”), deportista, enamorado de la música, de interés creciente por los sentimientos e inversamente proporcional a los deportes en televisión. Aficionado al cine, al teatro, a las tapitas y a las cervecitas, enamorado del momento “palomitas” en el sofá de casa mientras veo una película, introvertido, tímido y soñador, demasiado soñador. ¿Puede una persona de este perfil perderse en “Perdidos”?, ¿Puede un ser del montón no estar ‘al loro’ de una serie de culto como la susodicha?.

Doctor House

Me estoy preocupando, bien es sabido que los estados de ánimo influyen sobremanera pero ‘con to y con eso’ perderme una vez más en mi vida lo que una mayoría sigue con tanto entusiasmo me hace pensar que algo “rarito” debo ser, ¿que no?, pues ya me diréis. Solo estoy enganchado al médico borde, sarcástico e irónico del Doctor House, brillante e irrespetuoso, aunque no puedo evitar percibir un hombre lleno de sentimientos y herido hasta la médula por el amor, pero ‘como te digo una cosa te digo otra’ y si me pierdo un capítulo del Doctor House esa noche puedo dormir como un angelito y sin pastillas, ‘que to hay que decirlo’ y no me vuelvo loco bajándome de Internet el capítulo perdido para ver cuáles han sido las últimas “putadas” que House le ha hecho al bueno de Wilson.

En fin, que al menos dentro de mi ignorancia puedo vivir tranquilo y sin la amargura de pensar que el final de perdidos es una mierda, o al menos eso dicen muchos.  ¡Claro! y ¡a ver de qué hablo yo ahora con mis amigos!, todos conocen los entresijos de la serie y su final, todos opinan, todos…, en fin, que no me he enterado ni del nombre de la guapa. Pero todo tiene sus ventajas,  al menos no sufro por las peripecias de los protagonistas y menos aún, no me decepciona el final o el principio. En la ignorancia está la felicidad, ya lo dijo el sabio: El que sabe, sabe que no sabe, pero el que no sabe…, ese es más feliz que la madre que lo parió.

Anuncios