Aquellas pequeñas cosas – Joan Manuel Serrat

Mira que me lo digo veces y mira que todos asentimos ante lo mismo, lo verdaderamente importante son las pequeñas cosas, las más sencillas, las más sinceras, las más valiosas alejadas de todo valor económico, pero…, pero se nos olvida, y nos dejamos llevar por los brillos de la belleza, de lo llamativo, de todo aquello que vale según las normas de un mundo que tiene como filosofía de vida “tanto tienes, tanto vales”.

Este domingo Joan Manuel Serrat. Necesitaba recordar que una simple llamada es más que un símbolo, que una mirada es todo un mundo, que una sonrisa es el futuro, que los recuerdos…, ¡vaya!, ¡cuánto duelen los recuerdos!

Hoy el cielo es azul por mucho que se empeñen las nubes en taparlo. “Vivir plenamente produce un cansancio infinito pero muy gratificante” y solo se consigue mediante aquellas pequeñas cosas que no caducan, que nunca mueren, que trascienden más allá de los brillos pasajeros de lo aparente.

 


Anuncios