Feliz Navidad

 

© Lisafx

Nunca he felicitado expresamente la Navidad, quiero decir, nunca he escrito una carta, una mensaje o un mail pensando en el 25 de diciembre fu, fu, fu…, por muchas razones, entre ellas porque no le encuentro la gracia a estas fiestas llenas de mentiras y de olvidos.

No sé qué ha pasado hoy (bueno, sí lo sé, la Navidad está cerca) que he recibido más de una docena de correos felicitándome la Navidad de múltiples maneras, el clásico Power Point con estrellitas, la tarjetita con el típico Papá Noel bailón y cachondo, la foto de la Mamá Noel que está más buena que el pan mojado en leche, o la típica imagen religiosa que a mí, particularmente, me produce cierta grima, ¡que le voy a hacer!, soy un pelín iconoclasta.

Dicho esto y a pesar de mi lejanía con las fiestas voy a desearos Feliz Navidad. Esto me recuerda un proverbio bíblico que venía a decir “hay más felicidad en dar que la que hay en recibir” y como quiero que seáis más felices que yo, porque eso me hace muy feliz,  y dado que el espíritu navideño invita a la dádiva, os invito a venir a mi casa a traerme el regalo que más oportuno veáis para que en la dicha de “dar” experimentéis la felicidad absoluta.

Digo yo que la Biblia no miente ¿no?

 

Anuncios