Sospechas y certezas

By Forges

Esta semana se ha consumado una sospecha en mi trabajo. El nuevo socio industrial que ha comprado el 10% de las acciones impone a su Director General como nuevo Consejero Delegado de mi Compañía. Esto dicho así parece ‘na y menos’, pero no, esto implica que la intención del nuevo socio, otra Empresa aún más grande que la mía, es de en un periodo de tiempo medio/corto fusionar las dos compañías, con lo que los puestos de trabajo están aún más en el aire.

Claro, no es lo mismo que te digan que algo puede pasar a que compruebes que ya está pasando. Naturalmente los “listos” ya lo sabían, es decir, aquellos con los que comentas el tema van de sobrados diciendo que ellos ya sabían todo esto. Alucino cómo la gente es capaz de saber todo sobre hechos consumados, así cualquiera.

No obstante supongo que esos “listos” que ‘to lo saben’, estarán de enhorabuena con Wikileaks, me explico. Una vez que comenzamos a saber los entresijos de las comunicaciones que el bueno o malo, me da igual, de Julian Assange nos ha contado, uno comprueba que son ciertas todas las sospechas que tenía sobre el poder que domina el mundo.

Ahora sé,  y no sospecho, que los mercados, grandes bancos y grandes multinacionales, son los que gobiernan el mundo. Ahora sé y no sospecho, que los gobiernos son todos unos títeres en manos de estos. Ahora sé y no sospecho, que el hambre y la miseria en el mundo no es un hecho accidental o geográfico, sino una terrible realidad controlada y originada cruelmente por los poderosos. Ahora sé y no sospecho que Estados Unidos manipula el mundo a su antojo, junto con algún que otro país poderoso.

Para mí nunca ha sido lo mismo sospechar que saber, o dicho de otra manera, no es lo mismo temer que algo ocurra a encontrar las pruebas de que está ocurriendo.

Ahora que los habitantes del mundo tenemos la certeza de quiénes son los que gobiernan ¿qué pensamos hacer?, ya no es una sospecha, ahora es una realidad absoluta. ¿Vamos a salir a las calles para exigir un cambio en la dirección mundial?, ¿diremos a nuestros gobiernos que les hemos descubierto y que si no cambian no les votaremos?.

Me temo que no, todo quedará en esas estúpidas tertulias en los bares, que llenos de “listos” en sus rincones, nos harán respirar el ambiente de “no, si eso ya lo sabía yo”, mientras miran a otro lado y no hacen ni el más mínimo movimiento por cambiar esto.

¡Qué cómodos estábamos cuando sabíamos sin saber!, bueno, cuando todos sospechábamos pero como no teníamos certeza, ¡qué íbamos a hacer!, ¿Y ahora?, ahora que los listos han comprobado que sus teorías no eran simples conspiraciones paranoicas y que todo es cierto ¿actuarán en consecuencia?. En fin, yo aún estoy en fase de superación, una vez hecho a la idea ya veré cómo actúo. Me temo que a los listos les han quitado su comodidad de conciencia porque ya no podrán recurrir a esa frase tan manida de “bueno, esto es lo que  yo pienso, pero vete tú a saber…”.

Resignación amigo, si es que estaba claro, no nos queda otra que aguantar y dejar hacer, para comprobar, fuera de toda sospecha, que los poderosos terminan aplastándonos mientras nos repetimos los unos a los otros, “no, si ya lo sabía yo”. Y esto no es una sospecha, es una certeza.

¡Manda huevos!

Anuncios