El regreso de Ulysshes

Regresando a Ítaca

“Ítaca es la patria de los que al igual que yo son contemplativos, enamorados, extraviados, poetas, navegantes sin rumbo, pobres de espíritu: Itaca es lugar de bienaventuranza. Los que navegan hacia Itaca no llevan palmas, ni cayado, no son peregrinos, ni romeros; quienes buscamos a Itaca llevamos el regreso en nuestro corazón y sentimos profunda nostalgia, el dolor del navegante que está perdido en medio de la mar; y hemos tenido que pasar por las fauces de Escila y Caribdis, hemos renunciado al poder que nos concedía la Maga Circe, hemos rechazado la inmortalidad y hasta hemos sabido despedir a Nausícaa, para siempre, mirándola a los ojos. Hemos descendido al Hades, hemos abrazado a la Madre y nos hemos quedado solos, pues a Itaca se llega solo, nadie te puede llevar, nadie te puede, si quiera, señalar el Camino, solo la luz y guía “que en mi corazón arde”. Para ir a Itaca has de perder tus bienes, tus recuerdos, tus posesiones, tus anhelos, tus sueños más profundos, conscientes e inconscientes, tus miedos y tus deseos”

(Angel García Galiano)

Anuncios