Los Cojones 33 (El Corto)

Hacer una película no es un asunto baladí (cómo le gustaba a mi madre estaba palabra…). “Baladí” que viene a significar “de poca importancia” es justo lo contrario a lo que he aprendido rodando el corto de “Los Cojones 33”, película dirigida por mis amigos Kike y Javier (los nuevos hermanos Coen pero con el apellido Castelló) y que fue rodada durante el mes de marzo de 2011 en la localidad madrileña de Pinto.

El proyecto prometía ya que nació de las mentes cachondas y calenturientas de los hermanos Castelló, con el apoyo del Ayuntamiento de Pinto y con la participación “sorprendete” de los mayores de la localidad madrileña.

Mi trabajo consistió en hacer lo que me decían porque cuando es tu primera vez “siempre duele” y dolió lo suyo, madrugones los fines de semana, jornadas de 14 horas, repeticiones de escenas hasta la saciedad, errores y pequeños mosqueos y no todos los medios que en un principio imaginamos tener.

Mi trabajo en el corto puede tener muchos nombres: Producción, asistente de producción, enlace, medidor de tiempos, claquetero, instalador y desinstalador, transportista, script, animador, agente de movilidad, organizador e incluso actor inesperado como figurante en una escena. Y uno dirá ¿es que sin saber se puede trabajar en una película?, NO, rotundamente no, de ahí los problemas, las repeticiones, los errores, algunos que otros sin sabores y malos rollos, pero si algo he aprendido es que cuando se pone interés, cuando se escucha y se quiere aprender, al final lo consigues y el resultado puede ser notable.

El cine es un invento para engañar a nuestro sentidos, de lo que se rueda a lo que posteriormente sale en pantalla puede haber todo un abismo de cambios, montajes y argucias cinematográficas, y todo con el más que honorable objetivo de divertir, entretener y hacer creer que lo que aparece en pantalla estaba ahí y formaba parte de una acción continuada.

No obstante y por mucho que le duela a quien yo me sé, En “Los Cojones 33” los verdaderos protagonistas han sido los mayores de Pinto. Confieso que fuí el primer crítico con ellos, el proyecto me pareció tan bueno que pensé que merecía la pena intentar encontrar actores famosos para el rodaje pero cuando los mayores de Pinto se pusieron a actuar en la mayoría de los casos nos quedamos sorprendidos por la intensidad, empeño, buen hacer e ilusión que le pusieron durante todo el rodaje.

Fue tal la comunión entre los mayores y el equipo que terminaron pareciendo nuestros padres o abuelos por cómo se preocupaban por nosotros y por la manera en que valoraban nuestro esfuerzo.

Y del equipazo de producción, capitaneado por David, el puto amo de Pinto y por Tania, la sufridora más sufrida del mundo mundial también destaco al Apa, gruista y mostrador de calzoncillos donde los haya, ¡oye un abraaazo!, al Botas, el hombre del sonido con sonrisa constante, a Cari organizadora de las maquilladoras que tanto estimulaban al bueno de Kike, a Manza el fotógrafo que destacó lo mejor y más significativo de cada momento con su objetivo, a Eva y su buen hacer con todo el vestuario y por supuesto a un tal José Manuel, conocido últimamente como JotaEme, que soy yo, que también me lo he ‘currao’ y que lo he disfrutado como el que más.

El día 28 de abril de 2011 se produce el gran estreno y espero que ese día sea el comienzo de una aventura para el corto “Los Cojones 33”. Que, ¿de qué va el corto?, haz por averiguarlo, creo que merecerá la pena.

Equipo de Producción y Dirección de Los Cojones 33

Anuncios