Bessie Smith – Nobody knows you when you’re down and out

A veces tienes canciones en tu particular zurrón de viaje que ni recuerdas, esta de hoy es una de esas canciones que siempre que escuchaba me envolvía, llenándome de música hasta el último pelo de la coronilla. Conocía esta canción a través de una versión de Eric Clapton, magnífico guitarrista donde los haya pero escuchando la versión de Bessie Smith terminé por enamorarme por completo de este tema.

No conocía nada de Bessie hasta que descubrí esta canción cantada por ella. Bessie fue conocida en los años 20 y 30 del siglo pasado como la Emperatriz del Blues, sí, hace mucho de esto pero mi incultura musical queda de manifiesto.

La Wikipedia menciona lo siguiente sobre su estilo: “Bessie Smith combinaba un inusual sentido del ritmo con una extrema sensibilidad para el tono y la dicción correctos, rasgo que le permitió llegar a una audiencia muy amplia. Su forma de articular notas y palabras, empleando gran variedad de enfoques rítmicos y tonales, aportaba a sus interpretaciones una gran elegancia y cierta apariencia de improvisación”

Yo no lo podría haber descrito mejor.

Nació en 1894 en Tenessee aunque no se puede asegurar el día porque en aquellos tiempos la población negra por no tener ni tenía partida de nacimiento, y murió en 1937 a causa un accidente de tráfico y con los rumores de una posible no atención médica por ser negra. Ya ha llovido desde entonces, pero a pesar de los años fue una cantante influyente y de culto para muchos famosos cantantes como Janis Joplin, Billie Holiday cuyo nombre real era Eleanora Fagan y unos cuantos más que vieron, en la Emperatriz del Blues, un increíble exponente de maestría musical.

Hasta 1970 su lápida no tenía nada escrito, hasta que, unos dicen Janis Joplin, otros el sello Columbia, financiaron su nueva lápida en donde reza el siguiente texto: “La más grande de todas las cantantes de Blues del mundo, jamás dejará de cantar”

En fin, ya he aprendido algo, ahora toca disfrutar de este hermoso tema con esta maravillosa voz. Ahí queda eso!

¡Feliz Domingo!

Anuncios