Psicópatas

Estos líderes de los organismos mundiales económicos como el FMI, el BCE, etc, son poco menos que psicópatas, mientras te están matando esbozan con absoluta frialdad una perversa sonrisa afirmando que vamos por el buen camino. Llevo semanas leyendo que el FMI pronostica un agravamiento en la recesión “a causa” de los recortes en España. ¿Solución? Seguir recortando, ¿he oído bien?, lo que oyen, que quieres café pues toma tres tazas. ¡Me lo expliquen!  esto es como decirle al médico: ¡Doctor, doctor, que cuando me golpeo la cabeza con esta vara de hierro me duele mucho!, Pues nada amigo, lo mejor para solucionarlo es que se siga golpeando, tarde o temprano ya no sentirá nada. 

Nuestra deuda, el objeto publicitado por estos organismos y por nuestro gobierno, como el elemento que provoca los recortes, después de tantos que se han hecho, continúa creciendo. ¿Se imaginan ustedes que  ahora que los iluminados del PP están comparando la economía de un País con la economía domestica, nosotros decidiéramos pagar más al banco para cancelar nuestra deuda y después del esfuerzo no solo no bajara la deuda sino que se incrementara? ¡Esto es de locos! Pero también de borregos porque después de todo este tiempo, todavía la población acepta que estos ladrones de guante blanco, nos sigan gobernando y aquí no pase nada, mira Galicia, el País Vasco o Andalucía.

¿No es vergonzoso? ¿No es esto un robo a mano armada? ¿Aún no entendemos que estamos en medio de una estafa de proporciones gigantescas? No importa la deuda, importa trasvasar el mayor dinero posible desde las clases medias y bajas hasta las clases altas, nada más, no hay otro objetivo. Ni se busca la creación de empleo, no importa la inversión, da igual la economía productiva, es igual todo, se trata de recortar a los pobres para dárselo a los ricos. Objetivo: cuantos más pobres de pedir haya, mucho más ricos serán la casta de poderosos que nos gobiernan.

Hace unos días, conversando con un buen amigo militante de DRY, no de la oscura asociación DRY sino del movimiento originario que mantiene su autonomía y no está sujeto a las reglas de las asociaciones, me decía que de todo esto algo no le cuadraba. Decía que el capitalismo bebe de la población, es decir, que si reducimos a la mínima expresión la capacidad de compra de la población el capitalismo desaparece por lo que no parece descabellado pensar que en algún momento, el capitalismo, para su propia subsistencia, tendrá que abrir la mano y permitir que los “esclavos” recuperemos algún poder adquisitivo para seguir alimentando el tinglado.

Yo no lo veo así, el capitalismo en su origen se basaba en la economía productiva, ahora no, ahora la economía es únicamente financiera. Si con una empresa ganamos 100 millones en un año ahora eso lo puedes ganar en 5 minutos en la bolsa, o comprando paquetes de deuda, o derechos y obligaciones y volviéndolos a vender, en definitiva, cualquier producto financiero que no crea ni sillas, ni comida, ni ordenadores, ni nada que se le asemeje. Es decir, cuanta más deuda tengan los países, más deuda se pone a la venta, se compra y se revende hasta que llegue un momento en que estalle y los más grandes se coman a los menos grandes. Cuanto más se hunde un País y su población, más ganan. Mientras tanto, la gente muriéndose de hambre. Con esta perspectiva es cierto que el capitalismo desaparecerá para volver en un estado feudal donde unos pocos dominarán a las masas sumidas en una terrible pobreza.

“¿Han parado de chillar ya los corderos, Clarice?”… me temo que seguiremos chillando por largo tiempo.

Anuncios