Si no votas eres TONTO

2011042010104948088

Quien no vota, firma un cheque en blanco. Quien no vota, aprueba los desmanes, la corrupción, la violencia desde el poder, los despidos, los recortes sociales que este gobierno y el anterior han venido haciendo. Quien no vota se resigna a una ley mordaza, admite que la justicia no sea universal. Quien no vota está indultando a los políticos corruptos y criminales, a los que hacen leyes que promueven desahucios y pobreza. Quien no vota no piensa ni en sus intereses y lo que es más grave, tampoco en los de sus hijos. Quien no vota insulta a las normas más mínimas de convivencia y de sentido común. Quien no vota no defiende lo que es de todos que mantenemos con nuestros altos impuestos.

Si no votas porque según tú, todos los políticos son iguales, puede ser que la realidad sea que tú eres igual que esos políticos advenedizos que tanto críticas, en el fondo harías lo mismo que ellos hacen si estuviera en tu mano.

Tan grave es el voto cautivo, el voto de la ignorancia, el voto a los de siempre, el voto que solo se mueve por la costumbre o por la genética, como tan grave es abstenerse de votar, puesto que no votar solo beneficia a aquellos que manejan un país hecho a su medida, a modo de cortijo en donde unos pocos cientos subyugan a millones de personas con la nueva forma de esclavitud, la economía neoliberal.

Pero si no profundizas, si no te interesas por las cosas, si eres tan vago mental que permites que otros piensen por ti, entonces no levantes la voz, cállate, porque lo que te ocurre no es sino la consecuencia de tu idiotizada pasividad.

Las sociedades cambian cuando una mayoría se moviliza, cuando una mayoría quiere un cambio, y seguirá siendo lo mismo que personajes abyectos como políticos, banqueros y periodistas quieren mantener vigente para vivir en la opulencia mientras millones de personas apenas llegan a final de mes.

Si presumes que tú pasas de política porque todos los políticos son unos vividores eres un estúpido, un ignorante y un palurdo que jamás podrá dar lecciones de sentido común. El más mínimo detalle de nuestras vidas depende de la política puesto que esta no deja de ser sino la gestión de lo que es de todos. El trabajo, los alimentos, la sanidad, la escuela, el ocio, la ropa, todo depende de la política. Si esta no te importa, es que lo demás no te importa o, por lo menos, es que no te importa que otros con intereses sesgados y mercantiles y siempre lejanos a los tuyos, gobiernen tu vida con el consentimiento de tu pasividad.

Si no votas para intentar cambiar esto es que eres TONTO.

Anuncios