¿Y ahora qué?

iglesiasgarzon

Después de una abstención que sigue siendo palmaria en la desafección por la política, además del enorme desconocimiento de la ciudadanía sobre el derecho y el deber de participar, por fin y después de casi 40 años, los partidos que se repartieron el poder en la transición le han visto las orejas al lobo, por fin se dan cuenta que poco a poco los ciudadanos comienzan a responder a su gestión, a su malvada gestión, aunque si le preguntáramos a Botín, la gestión del PP y del PSOE siempre ha sido excelente, para sus intereses ¡claro!

No cabe duda que ese comentario de uno de los personajes más poderosos en España muestra claramente cuál es la forma de gobierno que venimos sustentando los ciudadanos mediante nuestra desidia, esto es, el gobierno de los ricos y poderosos que utilizan a sus lacayos, los políticos, para gobernar de acuerdo únicamente con sus mezquinos y mercantilistas intereses.

Este comentario de Botín, cara dura donde los haya, ilustra más si cabe que o los ciudadanos nos ponemos manos a la obra y cambiamos el Orden de las cosas o nos terminaremos convirtiendo en esclavos de galeras. Es sorprendente la desfachatez del PP y sus medios de comunicación afines, (casi todos), cuando hablan del partido “Podemos” como un partido antisistema, como si ser antisistema fuera un delito. Lo próximo será calificarlos como nazis o hijos de ETA pero no es de extrañar, la plataforma antidesahucios también ha tenido que soportar tales improperios.

Habría que recordarles que el Sistema que ellos montaron para su único beneficio es el que los ciudadanos, poco a poco, comienzan a entender que hay que cambiar. Yo llevo siendo anti este sistema varios años, al menos más de 10 años y veo que cada vez somos más. Ser antisistema significa, y lo digo para que se enteren de una vez, pensar en el beneficio y bienestar de la mayoría, es legislar y gobernar para favorecer al pueblo, para que los ciudadanos tengamos una vida digna con un trabajo digno, una vivienda digna y una protección social digna. Si esto es ser antisistema, en fin, ¿a qué estamos esperando todos para ponernos en la solapa el cartel de ANTISISTEMA?

Pero tras el serio aviso al bipartidismo en las elecciones europeas, ¿ahora qué?, habría que preguntarle a “Podemos”, a Izquierda Unida y a las demás formaciones progresistas que tras los hechos acaecidos ¿qué viene ahora?

Ahora toca gestionar correctamente el deseo de los ciudadanos. “Podemos” ha comenzado bien, con algunas lagunas estructurales probablemente por su falta de tiempo y experiencia, pero con un discurso coherente, lógico, social y absolutamente alejado de las castas de poderosos que nos gobiernan. Han puesto en marcha internamente un sistema muy democrático aunque con un pragmatismo que a veces genera alguna exclusión y dudas sobre los procedimientos internos. Yo no creo en la horizontalidad absoluta e imagino que aunque ellos sí, no dejan de ser consecuencia del 15M, no siempre puede ser aplicable, sobre todo cuando el sistema actual intentar meter submarinos que torpedeen desde dentro este proyecto considerado como muy peligroso desde el 25M por los corruptos y poderosos que llevan décadas exprimiéndonos.

En cuanto a IU debe reflexionar, su programa y la mayoría de sus partidarios coinciden en un 90% o más con el proyecto de Podemos, pero hace falta que desaparezcan definitivamente las familias, los intereses particulares, los abusos de poder en algunas federaciones, para que la democracia sea más participativa y para que el que lidere no sea el más amiguete sino el más capacitado para liderar un proyecto social y contra la política de austericidio y recortes que promueven los de siempre. IU no solo tiene que predicar que no quiere este modelo, tiene que desmarcarse absolutamente de este modelo, aprendiendo de “Podemos” que por ejemplo, para financiarse, no se sometió a la dependencia bancaria que aún mantiene IU. La honestidad es el mejor crédito y para los “sabiondos” que se reían de esta afirmación, ahí tienen al partido sorpresa que mediante el Crowdfounding y la utilización hábil de las redes sociales ha conseguido mejores resultados que otros con préstamos millonarios. Esto es solo un ejemplo pero hay que empezar a cambiar y rápidamente.

Ahora toca unidad y altura de miras. Ahora no importan los egos, bueno, ahora y nunca si de lo que se trata es de gobernar para el pueblo, lo que toca es defender y poner en práctica el discurso social, integrador y de justicia que todos los ciudadanos nos merecemos. Hay que llegar a un pacto de mínimos para que todos confluyan en un frente común contra las políticas de austeridad y de desigualdad de estos neoliberales que nos subyugan. Pero hace falta ser ambiciosos, queremos cambiar el sistema y para eso tenemos que contar no solo con los españoles hartos de tanta mentira y tanto robo, también con todos los pueblos de Europa que comienzan a dar señales inequívocas de hastío y desencanto con los de siempre.

Toca ser generosos, demostrar que la política es el vehículo que articula los derechos y deberes de los ciudadanos pero nunca un medio para que una casta de sinvergüenzas se enriquezcan a costa de la miseria de muchos. Toca entrar en política pero no para vivir de ella, sino para servir con honestidad a los ciudadanos. Es el momento de buscar una verdadera unidad, de organizar con coherencia un frente común porque está claro quién es el enemigo y es al único al que hay que combatir.

La historia del hombre está llena de sueños, de intentos y de fracasos pero estamos en la obligación de intentarlo, no podemos rendirnos porque el futuro de nuestros hijos bien merece el esfuerzo. Si fracasamos, que sean ellos, por nuestro ejemplo, los que recojan el testigo de la lucha contra la casta de poderosos y sus lacayos políticos y periodistas. Toca luchar y luchar UNIDOS.

Anuncios