De las personas la política y la simple complejidad

BORREGOS-web

La naturaleza humana a veces se antoja complicada pero, ¡qué quieren que les diga!, a mí cada vez me parece menos compleja. Está claro que poner de acuerdo a las personas parecía imposible pero, ¡oiga usted! Los políticos y especialmente los poderes económicos que manejan a aquellos, sí lo hacen y muy bien por cierto.

Si para decidir sobre el complicado tema de poner bombillas LED en una comunidad de vecinos llueven las voces, por no decir las hostias entre los vecinos, votar en política es cosa de borregos, sí, tal cual, borregos, porque ya nos han podido robar, nos han podido mentir, engañar, insultar incluso a la inteligencia que, como borregos rayando la estupidez supina, volvemos a votar a los mismos en una mayoría que resulta inexplicable a la inteligencia y al sentido común.

Pagar la luz para un salario base supone casi un 12% de ese salario y eso si cuentas con calefacción de gas, si es de luz, el recibo pasaría casi a un 20% de un salario base, sí, el 20% de 650€ escasos. Ahora pregúntale al que dijo que la luz debe subir todos los años y cuestiónale que además, con qué se come, se paga alquiler o hipoteca, se viste o se paga el gas, el teléfono, la gasolina y si se tercia, la cervecita de los viernes por la tarde. Más de seis millones de currantes tienen ese problema porque no son ni mil euristas y Aznar y Felipe viviendo como nuevos ricos en los Consejos de Administración de las eléctricas. Hay nueve millones de españoles viviendo en lo que los técnicos llaman “pobreza energética”, aunque los del PP, gallego para más señas, los llaman “consumidores vulnerables”, que ni siquiera ciudadanos, pues nada, vuelven a ser los más votados en Andalucía y lo seguirán siendo en el resto de España. Que el contubernio y la complicidad de PPSOE con el poder económico es palmaria lo dicen los datos, las puertas giratorias, la cantidad de favores, prebendas, compensaciones y contraprestaciones que los políticos de ambos partidos han recibido del poder económico pero… les volvemos a votar.

Lo llamamos corrupción pero en realidad es robar, los llamamos corruptos pero en tiempos de Curro Jiménez, y después también, se les llamaba ladrones, sin ambages, sin equívocos, sin ambigüedad. Que Esperanza Aguirre está rodeada de ladrones hasta el sobaco es incuestionable, basta con leer un poquito, basta con abrir medianamente la mente para saberlo. O es ladrona o como mínimo organizadora y consentidora de ladrones. Eso sí, como también es católica, basta con pedir perdón para salir limpia de todos los pecados y seguir en sus trece, tirando coches de la policía incluido, porque sabe y conocer mejor esa naturaleza humana confiada y bien intencionada que la seguirá votando ya que saben que ‘pa castiza’ ella.

La Comunidad Valenciana está citada en medios Internacionales como un ejemplo de gobierno corrupto, pues bien, adivinen qué partido lleva gobernando más de 20 años y qué partido será el más votado, aunque sin mayoría absoluta, en las próximas elecciones, sí, el PP y si no, que venga Rita y lo vea. Lo que digo, la naturaleza humana, lejos de ser compleja, es de un básico, de un primitivo que en pleno siglo XXl resulta sorprendente y llamativo.

Así es fácil legislar porque hagas lo que hagas, digas lo que digas, robes lo que robes, te van a seguir votando. Para colmo, los progres perroflautas que les da por pensar y quejarse no podrán hacerlo porque gracias a la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, nos meten un pañuelo por la boca y otro palo por el culo para que el que ose quejarse o protestar lo empapelen como en los peores tiempos del Dictador Franco. Aquí llamamos seguridad ciudadana a reprimir la protesta social porque según el beato Ministro del Interior, la virgen le ha dicho que hay que protestar menos y trabajar más, ¿dónde? NI Fátima Báñez sabe pero si lo dice la virgen será cosa divina.

Y por fin, la panacea de todas las panaceas, la guerra de todas las guerras, la bandera de todas las banderas, los Derechos Humanos, esos que todos tienen en la boca, especialmente PPSOE, pero que se cagan en ellos en cuanto el color del dinero difumina la necesidad de respetarlos. Y como la democracia que conocemos hasta ahora, Esperanza Aguirre dixi, es garante de las libertades y los Derechos Humanos en países tales como Colombia, Honduras, Arabia Saudí, China, Israel, etc. salimos todos en tromba a poner a parir al Diablo con rabo untado en ponzoña de Venezuela porque hemos descubierto, que el mundo está bien, que el mundo es inmaculado, salvo Venezuela. Por eso, el avalista de todas las libertades y de los Derechos Humanos, Felipe González ha decidido abanderar la lucha contra el demonio y liderar la defensa de un señor en Venezuela que digo yo, teniendo aquí casos de sindicalistas que por protestar en huelgas generales, son o van a ser encarcelados, ¿qué nos importará a nosotros si un venezolano se tira pedos antidemocráticos o si el Sr. Maduro tiene problemas de próstata? Pues importa y mucho, nuestra democracia se tambalea si no ponemos a raya a Venezuela y de paso le decimos a los americanos que estamos con ellos en su justa lucha por apoderarse de los recursos naturales de ese importantísimo país que afecta al futuro de los españolitos borreguiles de a pie.

En fin, que menos complejidades del ser humano, que menos tonterías y consulten comunidades de vecinos de toda España a PPSOE para que vean cómo se maneja a un País entero, con toda la cara dura del mundo y con absoluto desparpajo. Recibirán clases maestras de finiquitos en diferido, de Bárcenas se fuerte, de narcos medrando con políticos gallegos, de todas las cosas son falsas salvo algunas cosas, de Ritas, Espes, Matas, Cospedales, Granados, Feijos, Ratos, Blesas y un sinfín de Santas Hembras y Santos Varones que dan máster sobre cómo pisar los derechos de las personas sin que les importe una mierda y lo que es peor, sin que las personas se den cuenta. Y para los que se creen menos borregos votando a Ciudadanos que se lean sus propuestas y la base de sus ideologías, por no hablar del origen de algunos de sus nuevos líderes y que me digan si eso más que un “cambio” no es sino un “recambio” como dice ese perroflauta de la coleta podrido de Venezuela que se llama Pablo y para su maldición, se apellida Iglesias… ¡Sancho, con el Iglesias hemos topado!

Anuncios